Pasar al contenido principal

Martín de la Sierra Molina, Zoilo

Enviado por Luis Crisol Lafront el
Datos biográficos
Fecha de nacimiento
8 de septiembre de 1942
Lugar de nacimiento
Elche

MARTÍN DE LA SIERRA MOLINA, Zoilo (Elche, 8-IX-1942).

Estudió en el Colegio de la Asunción iniciándose en el deporte del balonmano. Con el Estudiantes juvenil entrenado por Andrés Herrero, disputó la final del Campeonato de España en Zaragoza. Aún en edad juvenil pasó al Elche C.F. de balonmano, en División de Honor, compartiendo vestuario con los hermanos Candela, Quiles, Villanueva, Cutillas o Mollá. Sus siete temporadas consecutivas en el equipo le permitieron ser nexo de unión con la siguiente generación del balonmano ilicitano que formaron Alejandro Ruiz, Fernando García,  Verdete o Piñol. Se desplazó a Francia por motivos laborales y jugó dos temporadas en el  Sant Dennis de la primera división francesa. Regresó a Elche y, ante la ausencia de equipos en competición, formó el Muebles Zoilo del que fue esponsor, jugador y entrenador. La aventura finalizó con el equipo, ya como Viajes Misol, ascendiendo a primera división. Sin el tutelaje del Elche C.F., formaron el Club Balonmano Elche, del que fue su primer presidente. Es la segunda gran etapa de éste deporte en nuestra ciudad. Su ascenso a división de honor provocó una difícil situación pues la Federación les obligó a jugar en pabellones, teniéndose que habilitar una techumbre en la pista de los Palmerales como solución de emergencia. Durante 18 años pilotó la nave del club ilicitano, apadrinando el auge de la sección femenina, que tantos éxitos ha dado a la ciudad. Tras cuatro años de ausencia de la presidencia del club, que no alejado del balonmano, volvió a dirigir el club, ya con unas flamantes instalaciones en el recién estrenado Pabellón de la Ciudad Deportiva. Zoilo realizó el fichaje más importante de la historia del club: el yugoslavo Krivocapic, con el que volvió a Elche el balonmano como espectáculo. Hasta 1.990 estuvo al frente de la directiva, reorganizando una descuidada cantera. En 2.004 regresó a la presidencia del Club Balonmano Elche para resolver las diferencias que se habían producido en los últimos años entre las secciones masculina y femenina del club, evitando la escisión. Cuatro años duró su nuevo mandato, una vez cubierto el objetivo. Fundó la Asociación de Amigos del Balonmano que reúne, al menos, una vez al mes a las viejas glorias del balonmano ilicitano, que ha tenido en Zoilo Martín de la Sierra su más entusiasta y desprendido mecenas. Formó parte, representando a su deporte, del primer Patronato Municipal de Deportes. Durante 12 años fue tenor de la Coral y de la mano del maestro Joaquín Oncina ingresó como cantor del Misteri, al que con orgullo sigue perteneciendo en la actualidad. En mayo de 2013 fue elegido presidente del Club Balonmano Elche. El 8 de octubre de 2021 la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Eche presidida por el alcalde Carlos González Serna aprobó que el Pabellón de Deportes de Carrús llevara el nombre del presidente de honor del Club Balonmano Elche, Zolio Martín de la Sierra. Desde el 21 de noviembre de 2021 el pabellón de Carrús lleva su nombre.

 

Santiago Gambín Hernández

Biografía de Zolio, por Luis Crisol (IV-2022)

Hijo de Pepito y María, nació en la calle Nuestra Señora del Remedio de Elche. Cursó estudios de primaria  en el Colegio de Nuestra Señora de la Asunción. Es uno de los ilicitanos más conocidos y apreciados de la ciudad, siempre con la sonrisa en los labios. Empresario, deportista y cantor tiene una biografía cargada de anécdotas. Su padre era ebanista y dedicó su vida profesional a los muebles. Zoilo, continuó la tradición de su padre y fundó la firma “Muebles Zoilo”, que primero se instaló en la calle Ángel, y desde hace cincuenta y tres  años en la calle Juan Ramón Jiménez. Sobre todo es conocido por su pasión por el deporte. Tiene cinco hijos, Ana, Zoilo, Carolina, Daniel y Nuki, y nueve nietos: tres de Ana (Pablo, Alberto y Javier). Dos de Zoilo (Zoilo y Cristina). Dos de Daniel (Andrea y Ana) y dos de Nuki (Louis y Theo).  “Mi mayor fortuna es mi familia, en especial mi mujer, mis hijos y mis nietos. Después los amigos, que es muy difícil tenerlos”. 

A su gran afición, el deporte del balonmano, se inició precisamente en el  Colegio de la Asunción con trece años. “Jugaba de pivote, porque entonces ese puesto no era de hombres altos sino de gente escurridiza y ágil, del que fuera más “ratero”. Estuve en el Estudiantes y después en el Elche en Primera División, tuve que falsificar la ficha pues era menor de edad. En la provincia había pocos equipos, El Obras del Puerto de Alicante, Pizarro de Elda y nosotros.” Con el Estudiantes juvenil, entrenado por Andrés Herrero, disputó la final del Campeonato de España en Zaragoza. Aún en edad juvenil, pasó al Elche C.F. de balonmano, en División de Honor, compartiendo vestuario con los hermanos Candela, Quiles, Villanueva, Cutillas o Mollá. Sus siete temporadas consecutivas en el equipo, le permitieron ser nexo de unión con la siguiente generación del balonmano ilicitano que formaron Alejandro Ruiz, Fernando García,  Verdete o Piñol. En 1963 y por motivos laborales, se desplazó a Francia y jugó dos temporadas en el  Saint-Demis Union Sports, de la primera división francesa. Regresó a Elche y, ante la ausencia de equipos en competición, formó el Muebles Zoilo del que fue espónsor, jugador y entrenador. La aventura finalizó con el equipo, ya como Viajes Misol, ascendiendo a primera división. Sin el tutelaje del Elche C.F., formaron el Club Balonmano Elche, del que fue su primer presidente. Esta es  la segunda gran etapa de éste deporte en nuestra ciudad.  Zoilo realizó el fichaje más importante de la historia del club: el yugoslavo Krivocapic, con el que volvió a Elche el balonmano como espectáculo. Durante dieciocho  años, pilotó la nave del club ilicitano, apadrinando el auge de la sección femenina, que tantos éxitos ha dado a la ciudad. Tras cuatro años de ausencia de la presidencia del club, que no alejado del balonmano, volvió a dirigir el club, ya con unas flamantes instalaciones en el recién estrenado Pabellón de la Ciudad Deportiva.  Su ascenso a la división de honor provocó una difícil situación, pues la Federación les obligó a jugar en pabellones, teniéndose que habilitar una techumbre en la pista de los Palmerales como solución de emergencia. Hasta 1.990 estuvo al frente de la directiva, reorganizando una descuidada cantera. En 2.004 regresó a la presidencia del Club Balonmano Elche para resolver las diferencias que se habían producido en los últimos años entre las secciones masculina y femenina del club, evitando la escisión. Cuatro años duró su nuevo mandato, una vez cubierto el objetivo. De su etapa en el Club destaca a “Antonio, de Viajes Mi-Sol, que fue quien más nos ayudó. También Paco Moreno, Mojica, Verdete o “Chapi” (Manuel Esclapez), quienes en la época más difícil me ayudaron a sacar el equipo adelante. Tuvimos en aquella época nueve equipos, masculinos y femeninos, en las distintas categorías. En aquella etapa fui  patrocinador, presidente, entrenador y jugador”.  Fundó la Asociación de Amigos del Balonmano, que reúne, al menos una vez al mes, a las viejas glorias del balonmano ilicitano, que ha tenido en Zoilo Martín de la Sierra Molina su más entusiasta y desprendido mecenas. Zoilo Martín de la Sierra Molina fue  proclamado el 5-VI-2013 presidente del Club Balonmano Elche, sustituyendo  a Diego Agulló, que decidió no continuar al frente del Club. El empresario ilicitano, que de alguna forma llevaba muchos años vinculado al balonmano de la ciudad, recibió el nombramiento oficial de una de las entidades deportivas ilicitanas más laureadas,  especialmente por su trabajo ejemplar con la cantera,  en el transcurso de la Asamblea General Ordinaria y la Asamblea Extraordinaria que celebró para el Club Balonmano Elche. La misión principal de Zoilo Martín  fue hacer frente a la difícil misión de encontrar las ayudas económicas necesarias para que el equipo femenino del Mustang pudiera participar en la competición europea, a la que se clasificó, por méritos propios, en las pistas de juego. El  primer equipo era el Mustang, que militaba  en la División de Honor femenina. En 2016, encontró un patrocinador de postín para el primer equipo de su línea masculina. Vulcanizados Alberola, empresa de José Alberola, que fue hasta abril de aquel año vicepresidente del Elche C.F. En aquellos momentos, Alberola apostó por el Club Balonmano Elche, que se encontraba líder de Primera Nacional y era un firme candidato a la División de Honor Plata, segunda categoría del balonmano español. Zoilo quiere destacar a Pikolinos como sponsor principal  de la cantera. En 2012, firmó un convenio de colaboración, siendo presidente de la Fundación CB Elche. Y es que Zoilo se preocupaba  especialmente de la cantera ilicitana. En este sentido, señala que “el proyecto busca que los jugadores y jugadoras fruto de la cantera ilicitana, una de las mejores de España, no terminen marchando a otros equipos”. Al  mismo tiempo, también luchó por traer de vuelta a figuras como África Sempere, Gema Gómez, la internacional Ana Martínez o a Manu Vázquez para el equipo masculino. En aquel momento declaró que: “Si los retuviéramos aquí, los chicos habrían subido a Plata y las chicas del Elche Mustang habrían peleado por el título”. Zoilo representó a su deporte, en el primer Patronato Municipal de Deportes. 

Pero a Zoilo no solo le atraía el deporte, también es un entusiasta de todas las tradiciones ilicitanas, y como buen aficionado a la música y al canto, durante doce años fue tenor de la Coral Ilicitana. De la mano del maestro Joaquín Oncina, ingresó como cantor del Misteri, al que con orgullo sigue perteneciendo en la actualidad. La celebración del Misteri requiere la participación de muchos ilicitanos que, en muchos casos, transmiten sus conocimientos de generación en generación para que perviva esta tradición medieval. Es el caso de la familia de Zoilo, en la que durante una época ha sido la única familia en la que tres generaciones han participado juntas; Zoilo, sus hijos Zoilo y Daniel, y su nieto Pablo, que continúan con la tradición familiar en la Capella. Tradición inculcada por la abuela materna. “La primera vez que vi el Misteri me llevo mi abuela, la misma que nos animó a participar a mí y a toda la familia”. En una entrevista que concedió al diario información por este motivo, Zoilo explicó cuál era su objetivo para los próximos tres años: “revitalizar la actividad social de la Capella.  Es fundamental que los cantores estén unidos para que las actividades que se hacen sean valoradas. Hacer de la casa de La Festa un lugar de reuniones, ya que no está lo suficientemente utilizada y se pueden hacer actos como campeonatos de chinchón, dominó, etc., por supuesto cenas frías y galas líricas.”  En esta misma entrevista, Zoilo dijo que “voy a proponer que las mujeres de los cantores puedan estar con nosotros, participar en nuestros actos o venir a los viajes. También, el crear un fondo social mediante una aportación mensual para obras benéficas y nuevos encuentros”. Cuenta la leyenda, que todo cantor del Misteri está protegido por el manto de la Virgen de la Asunción. En el caso de esta familia, es “una leyenda que con nosotros se confirma”. Los dos, padre e hijo, tuvieron dos accidentes muy graves en los que casi pierden la vida. Cuando se les pregunta la edad, ambos suman los años a partir del día en que sufrieron los percances. Zoilo hijo dice “volví a nacer”, y los compañeros de la Capella le regalaron una palma entera del Misteri, que guarda enmarcada. Su aportación con La Festa ha tenido dos etapas claramente diferenciadas. En su infancia, Zoilo participó en representaciones como Ángel. A Finales de la década de los ochenta, ingresó en la Capella, y desde entonces participa regularmente en la Judiada. Pero Zoilo no solo quiso participar en La Festa, y tampoco quería ser recordado solo como empresario o deportista.

No podemos olvidar la aportación de Zoilo a la cultura ilicitana. Durante muchísimos años se celebraron en la tienda de” Muebles Zoilo” muestras y exposiciones de artistas ilicitanos, entre otros Sixto Marco y Mari Sol Pérez. Zoilo lanzó un proyecto de literatura y diseño. Todo comenzó con la edición del libro ¿Qué diablos es el sur? de María Dolores Peiró. Esto era un preludio para lanzar un certamen literario. Se editaron quinientos ejemplares, que se repartieron gratuitamente en un acto al que asistió el periodista Vicente Verdú, en el Hort del Xocolater. Con el lanzamiento de estos ejemplares, se puso en marcha un “proyecto para la promoción de la cultura y el deporte”, con un premio literario y otro de diseño, dotado de cien mil pesetas.  Decía Juan Llorens, en un artículo escrito en la Verdad el 5-VII-1989, lo siguiente sobre Zoilo: “En el Hort del Xocolater de la CAM y mío (el cariño también hace dueños) la “noche de brujas” pasada tuvo lugar la presentación del libro “¿Qué diablos es el sur?” de María Dolores Peiró. La cosa transcurría a la intemperie y palmeras y flores tenían el culo hecho agua-limón de tan a gusto que estaban en medio de tanta gente del pueblo. El primero de todos que cogió el micro, a la fresquita de las nueve y pico, fue el Zoilo éste, que en vez de dedicarse a gastarse los cuartos en gambas y demás “pardaleos” siempre ha preferido estar metido en estas cosas del arte , la cultura y tal. Ahora, los premios “Zoilo” de Diseño y Literatura. Chocala.” 

Esta biografía, que aún no se ha terminado, la cerramos con un acontecimiento y un reconocimiento a toda su trayectoria. La pista cubierta del pabellón de Carrús, recibió el nombre de una de las personalidades más relevantes de la historia del balonmano ilicitano: Zoilo Martín de la Sierra Molina. Zoilo, presidente de honor del Club Balonmano Elche, fue elegido el ocho de octubre del 2021, para dar su nombre a esta pista, por acuerdo adoptado en  la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de la ciudad. Zoilo fue uno de los jugadores más importantes del Club Balonmano Elche durante la década de los sesenta. Años después, sufrió un grave accidente de tráfico y, desde entonces, se centró en su negocio de muebles hasta su jubilación. De donde nunca se ha retirado, ha sido de su trabajo en favor del deporte ilicitano y, en especial, con el balonmano. Tanta es la vinculación con este deporte, que toda la familia directa de Zoilo Martín de la Sierra Molina, está vinculada al Club Balonmano Elche. Su hijo Zoilo, es directivo y segundo entrenador del infantil, a las órdenes de su hijo; Ana, su hija, es delegada del conjunto juvenil; sus nietas Cristina, Andrea y Ana, y sus nietos Pablo, Alberto, Zoilo, Javi, Louis y Teo (el más pequeño) practican o han practicado este deporte en diferentes categorías de la entidad. Uno de ellos, Alberto Llorens, compite en el equipo sénior masculino del Club Balonmano Elche, que milita en Primera Nacional. Tres generaciones distintas de la familia, han defendido la camiseta del Elche en categoría nacional e, incluso, Gene Marchena, esposa de Zoilo, es asidua a todos los partidos del equipo junto a su marido en las gradas del pabellón de Carrús. El año 2017 Zoilo Martín de la Sierra Molina, fue nombrado por Asamblea General del CB Elche, Presidente de Honor.

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.