Pablo Bonet y Manuel Mengual Amorós en un horno de la casa familiar de La Marina