Andrea Sánchez Fenoll, después de haber sido monja clarisa