Perpiñán Esclapez, Pedro Juan

Lugar de nacimiento: 
Elche
Fecha de nacimiento: 
1530
Lugar de muerte: 
París
Fecha de muerte: 
1566
Profesión: 
sacerdote, jesuita
Biografía: 

PERPIÑÁN ESCLAPEZ, Pedro Juan (Elche, 1530 - París, 1566). Hijo de Melchor Perpiñán y Eleonor Esclapez. A los 21 años, el 30 de septiembre de 1551, ingresó en la Compañía de Jesús junto a su hermano Luis. Realizó dos años de noviciado en el colegio de la ciudad portuguesa de Évora. Allí dio clases de Retórica y pronunció en alguna ocasión la lección inaugural del curso. Ocuó la cátedra de Retórica de la Universidad de Coimbra. El 1 de octubre de 1555 realizó el primero de los discursos que se han conservado y tras el fallecimiento del príncipe don Luis le dedicó una oración fúnebre En 1557 escribió los discursos anuales para celebrar la canonización de Santa Isabel, reina de Portugal. En 1561 se estableció en Roma para dar clases en el Colegio Romano durante cuatro años. Predicó en presencia del papa Pío IV quien le invitó a pronunciar sermones en la capilla papal en 1563. Al año siguiente con ocasión de la visita del papa a las Escuelas de la Compañía de Jesús en Roma, fue recibido por Pedro Juan Perpiñán, como Prefecto de las mismas, leyendo un notable discurso. De Roma pasó a Lyon y en 1566 se afincó en París donde murió a los 36 años. Su obra se centra en discursos y oraciones, publicándose seis al final de su vida. A partir de 1573 aparecieron ediciones de sus discursos y en 1749 se publicó, en cuatro volúmenes, su obra completa. Posteriormente, en 1863 se publicó una colección de cartas. Su biógrafo José Rico Verdú escribió que "si durante su vida pudo formar personalmente en sus clases de Retórica a las cantidades de jóvenes que acudían a oírlo, fue después de su muerte cuando, recomendado como modelo a imitar, convertido en clásico (sin los resabios paganizantes de éstos) y puesto como libro de comentario literario en algunos colegios de la Compañía, fue entonces cuando alcanzó su gran difusión entre los escolares a los que servía de texto". Entre sus discursos cabe citar: De laudibus S. Elisabeth, Regine Lucitanie; De Societatis Jesu Gimmasiis; Laudatio funebris, Ludovici Principis; De Rethorica discenda; De perfecta doctoris christianae forma; De deo Trino et Uno; De Divina et Humana philosophia discenda; De vita et moribus S. Elizabeth Lusitane Reginae historia; De vitis Pontificum; De Potestate summi Pontificis.... Marcelino Menéndez y Pelayo se ocupó también de la figura del jesuita ilicitano en estos términos: "Era Perpiñán de aspecto varonil y tipo hermoso, a pesar de su anticipada senectud que dábale seria gravedad y respetabilidad bien manifiesta Tenía buena figura, elegantes ademanes, voz sonora, agradable y pastosa; variadas inflexiones, acomodadas al pasaje y a las circunstancias, pues dominaba la oratoria". Una calle de la ciudad lleva su nombre.

CASTAÑO, Joan (1987), Ilicitanos en la Historia, Radio Elche, Elche, págs. 22-25.

 

 

Archivo fotográfico relacionado: