Lozano Ortega, Francisco

Lugar de nacimiento: 
Elche
Fecha de nacimiento: 
1987
Biografía: 

Fran Lozano: vendedor de cupones de día, campeón nacional de kárate de noche.

Pura energía. Francisco Lozano Ortega, ilicitano, es un joven capaz de tumbarte en el tatami y de doblegarte en una conversación. Derrocha una fuerza arrolladora que él mismo canaliza hasta el punto de dejarte sin habla. Charlamos con él largo y tendido porque queremos conocer de cerca al pionero del kárate para ciegos de España, proclamado recientemente campeón nacional y aspirante a medalla –quién sabe si de oro- en el mundial de octubre. “No hay día que no aparezca en los entrenamientos con una sonrisa”, afirma su entrenador Javi Martínez; “es que siempre procuro verle el lado bueno a las cosas”, se justifica este vendedor de cupones de Carrús.

“La verdad es que un poco sí”, reconoce Fran, como todo el mundo le llama, ante la pregunta de si se siente un poco abrumado después de que los focos mediáticos se posaran en él la semana pasada tras lograr el campeonato nacional de kárate adaptado celebrado en Guadalajara. “Aunque no deja de ser extraño, porque ya he sido campeón antes de atletismo tanto del mundo como de España”, explica con tranquilidad.

Entramos en el bar La Callosina, en Elche, guiados por Taker, su perro los últimos siete años, un labrador retriever negro que se espera a que nos hayamos sentado para hacer él lo mismo en el suelo. También nos acompaña su entrenador (o sensei) Javi Martínez, quien ha curtido a Fran desde que éste decidiera colgar las zapatillas de corredor y optara por enfundarse el kimono hace solo cuatro años.  El bar en cuestión está situado justo en el centro de una calle en cuyas dos esquinas más próximas, y a la misma distancia, se encuentra el Kiosko Lozano, regentado por su padre Diego, y la sucursal de La Caixa, donde este chico de 29 años se planta cada mañana para vender cupones de la ONCE. Antes de triunfar en el kárate, Fran había ganado campeonatos nacionales y mundiales en atletismo. Si no es por una lesión de rodilla y “por el politiqueo” del deporte español, hubiera competido en las paraolimpiadas de China

Volvemos a su primera carrera deportiva, esa que le llevó a recorrer pistas de atletismo de medio mundo desde los 9 a 21 años en las modalidades de salto de longitud y de 100 metros. No llegó a las paraolimpiadas de China de 2008 en parte por una lesión en la rodilla, aunque también reconoce que no fue porque el deporte paraolímpico español no le había otorgado ayudas. “Acabé hasta las narices del politiqueo interno”, asegura.

En medio de esta etapa Fran sufrió un revés importante. A los 16 años, pasó de tener una visión parcial a causa de una lesión en el nervio óptico desde nacimiento, pudiendo ver “algo” a tres metros de distancia y “ciertas formas a lo lejos”, a “prácticamente no ver nada”. La causa, unas cicatrices “según la versión oficial”, y una posible negligencia según él intuye. “Mi teoría es que me quemaron la retina en una revisión rutinaria”, avanza. “Empecé a darme cuenta al poco tiempo que hasta la luz de la televisión -la cual se había acostumbrado a ver de cerca- me molestaba; tenía que bajarle el brillo y acababa viéndola solo porque nadie podía verla como yo”, añade. “Y pasado unos meses me di cuenta que no veía como antes, ya no veía ni de cerca, y poco a poco dejé de ver hasta que ahora prácticamente no veo nada”. A los 16 años, pasó de tener una visión parcial a causa de una lesión en el nervio óptico desde nacimiento, pudiendo ver “algo” a tres metros de distancia y “ciertas formas a lo lejos”, a “prácticamente no ver nada”

Pero si por algo se caracteriza el deportista ilicitano, es por su “capacidad de adaptación”, sentencia su sensei Javi, quien cogió a Fran cuando éste tenía 25 años  sin apenas conocimientos de lucha. “Al instante me llevé la sorpresa de que aprendía tan rápido que no le costó convertirse en un alumno más de la clase”. 12 meses después, el hoy considerado como único karateka ciego de España “de manera oficial” también sorprendió a sus colegas karatekas sin ninguna discapacidad visual de otros puntos de España, a los cuales ganó en el campeonato de promoción de cinturón naranja. “La gente flipaba con Fran”, recuerda emocionado Javi.

Su progresión fue en ascenso meteórico hasta que llegamos al campeonato nacional de Guadalajara de hace tres semanas. Fran se había preparado duro y esperaba competir con un chico vasco, que al final no se presentó. Así que hizo el kata (una modalidad de combate) él solo para que le puntuasen. “Fue una lástima, tenía ganas de probarme con alguien como yo”, aduce, “aunque bueno, en octubre tendré otro oportunidad”, asume. Se refiere al campeonato del mundo adaptado de Austria donde pasará a ser el primer karateka ciego de la historia que representará a España en un campeonato tan importante. Para ese reto Javi y Fran esperan conseguir algún patrocinador que les ayude a sufragar los costes de los viajes previos que tienen que hacer a otros campeonatos internacionales “necesarios para subir de nivel”, explica el entrenador.

Archivo fotográfico relacionado: